The Sustainable Development Goals Report

English
Frequency
Annual
ISSN: 
2518-3958 (online)
http://dx.doi.org/10.18356/d3229fb0-en
Hide / Show Abstract

On 1 January 2016, the world officially began the implementation of the 2030 Agenda for Sustainable Development – the transformative plan of action based on 17 Sustainable Development Goals – to address urgent global challenges over the next 15 years. With the aim to offer an accurate evaluation of where the world stands in the implementation of the 2030 Agenda, the Sustainable Development Goals Report presents an overview of the 17 goals based on a proposed global indicator framework, using data provided by the United Nations and other international agencies. The data and analysis provided in the report highlight the most significant gaps and challenges, so that steps can be taken to reverse these trends.

Also available in French
 
Informe de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2017

Latest Edition

Informe de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2017 You or your institution have access to this content

English
Click to Access: 
    http://oecd.metastore.ingenta.com/content/70388b69-es.pdf
  • PDF
  • http://www.keepeek.com/Digital-Asset-Management/oecd/economic-and-social-development/informe-de-los-objetivos-de-desarrollo-sostenible-2017_70388b69-es
  • READ
Author(s):
DESA
17 Aug 2017
Pages:
62
ISBN:
9789213617175 (PDF)
http://dx.doi.org/10.18356/70388b69-es

Hide / Show Abstract

El Informe de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2017 hace una revisión de los 17 Objetivos en el segundo año de implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. El informe se basa en los últimos datos disponibles. Destaca tanto los logros como los desafíos a medida que la comunidad internacional avanza hacia la plena realización de las ambiciones y principios expuestos en la Agenda 2030.

Also available in Russian, Chinese, English, French, Arabic
loader image

Expand / Collapse Hide / Show all Abstracts Table of Contents

  • Mark Click to Access
  • Prólogo

    Al adoptar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, los líderes del mundo resolvieron liberar a la humanidad de la pobreza, asegurar un planeta sano para las generaciones futuras y construir sociedades pacíficas e inclusivas como cimiento para garantizar vidas dignas para todos.

  • Panorama general

    El Informe de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2017 hace una revisión de los 17 Objetivos en el segundo año de implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. El informe se basa en los últimos datos disponibles. Destaca tanto los logros como los desafíos a medida que la comunidad internacional avanza hacia la plena realización de las ambiciones y principios expuestos en la Agenda 2030.

  • Canalizando el poder de los datos para el desarrollo sostenible

    Para implementar y supervisar plenamente el progreso de los ODS, los encargados de adoptar las decisiones necesitan datos y estadísticas que sean precisos, oportunos, pertinentes, accesibles, fáciles de usar y que estén suficientemente desglosados. La disponibilidad y la calidad de los datos ha mejorado de manera sostenida en el curso de los años. Sin embargo, todavía es necesario fortalecer la capacidad estadística y mejorar la alfabetización en el uso de datos en todos los niveles de la toma de decisiones. Esto requerirá esfuerzos coordinados por parte de quienes producen los datos y de los usuarios de los diversos sistemas de datos. También requerirá maneras innovadoras de producir y aplicar los datos y las estadísticas para abordar los desafíos multifacéticos del desarrollo sostenible.

  • Poner fin a la pobreza en todas sus formas y en todo el mundo

    Brindar a las personas en cada lugar del mundo el apoyo que necesitan para poder salir por sí mismos de la pobreza en todas sus manifestaciones es la esencia del desarrollo sostenible. El primer objetivo enfoca en poner fin a la pobreza a través de estrategias interrelacionadas que incluyen la promoción de sistemas de protección social, empleo decente y la resiliencia de los pobres. Aunque se ha reducido la tasa mundial de pobreza extrema por más de la mitad desde el año 2000, se necesita de esfuerzos más exhaustivos para aumentar los ingresos, aliviar el sufrimiento y fomentar la resiliencia de aquellos que todavía viven en la pobreza, en particular en África subsahariana. Deben ampliarse los sistemas de protección social y mitigarse los riesgos para países propensos a desastres, que tienden a encontrarse entre los más pobres del mundo.

  • Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible

    El objetivo 2 aborda una necesidad humana fundamental —el acceso a alimentos sanos y nutritivos— y los medios a través de los cuales puedan asegurarse de manera sostenible para todos. Hacer frente al hambre no puede abordarse solamente mediante el aumento de la producción de alimentos. Mercados que funcionen adecuadamente, el aumento de ingresos para los pequeños agricultores, el acceso equitativo a tecnología y tierras, e inversiones adicionales: todos estos juegan un papel en la creación de un sector agrícola dinámico y productivo que aumenta la seguridad alimentaria.

  • Garantizar una vida sana y promover el bienestar de todos a todas las edades

    En el curso de los últimos 15 años, la salud reproductiva, materna e infantil ha mejorado en gran medida. Se redujo la incidencia de las enfermedades transmisibles, así como las muertes prematuras por enfermedades no transmisibles. Se han modernizado los servicios de salud a través de una mejor atención materna y reproductiva, programas de control y eliminación selectiva de enfermedades, lo que incluye una mayor cobertura de tratamiento y vacunación, y un aumento en el financiamiento para apoyar la investigación médica y la salud básica en países en desarrollo. Sin embargo, para cumplir con las metas para el 2030, es necesario ampliar estas intervenciones, en particular en las regiones con mayor carga de enfermedades.

  • Garantizar una educación inclusiva y equitativa de calidad y promover oportunidades de aprendizaje permanente para todos

    La educación de calidad y las oportunidades de aprendizaje permanente son esenciales para asegurar una vida plena y productiva a todas las personas, y para la realización del desarrollo sostenible. A pesar del considerable progreso en la matriculación escolar, millones de niños siguen sin asistir a la escuela, en particular en aquellos lugares en los que los sistemas educativos tienen dificultades para seguirle el paso al crecimiento de la población. Incluso aunque se matriculan más niños, muchos no alcanzan competencias básicas. La educación de calidad se ve obstaculizada por la falta de docentes calificados e instalaciones escolares adecuadas. Alcanzar este objetivo requerirá esfuerzos más exhaustivos en particular en África subsahariana y en Asia meridional que son blanco para las poblaciones vulnerables, sobre todo para personas con discapacidades, pueblos indígenas, refugiados y los pobres en zonas rurales.

  • Lograr la igualdad de género y empoderar a todas las mujeres y las niñas

    La igualdad de género y el empoderamiento de la mujer ha avanzado en las últimas décadas. Se observa un progreso en la matriculación en todos los niveles de enseñanza, aunque todavía existe una marcada disparidad de género en algunas regiones y países en los niveles de enseñanza superior. La mortalidad materna ha disminuido, y la atención cualificada durante el parto ha aumentado. Se ha avanzado en el área de salud sexual y reproductiva, así como de derechos reproductivos. Los embarazos en la adolescencia has disminuido. Sin embargo, la desigualdad de género persiste en todo el mundo, arrebatando a mujeres y niñas sus oportunidades y derechos básicos. Alcanzar la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y niñas requiere esfuerzos más vigorosos, lo que incluye los marcos legales para contrarrestar la discriminación que está profundamente arraigada y que muchas veces surge de actitudes patriarcales y normas sociales relacionadas.

  • Garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento para todos

    Los recursos hídricos sostenibles son esenciales para la salud humana, la sostenibilidad del medio ambiente y la prosperidad económica. Este vital recurso está bajo amenaza, lo que hace que sea crucial enfrentar los desafíos relacionados con el agua, el saneamiento y la higiene para la población y los ecosistemas vinculados con el agua. En la actualidad, más de 2 mil millones de personas sufren de estrés por la escasez de agua, lo que solamente aumentará con el crecimiento de la población y los efectos del cambio climático. Lograr el acceso universal al agua potable, el saneamiento y la higiene, y asegurar que los servicios se gestionen de forma segura, siguen siendo importantes desafíos, y alcanzarlos es esencial para progresar en las áreas de salud, educación y erradicación de la pobreza.

  • Garantizar el acceso a una energía asequible, fiable, sostenible y moderna para todos

    El acceso universal a servicios de energía asequibles, fiables y sostenibles requiere ampliar el acceso a la energía eléctrica y a medios de energía y tecnologías limpios para cocinar, así como mejorar la eficiencia energética y aumentar el porcentaje de las energías renovables. Sin embargo, el progreso en todas estas áreas no es suficiente para alcanzar el Objetivo para el año 2030. Se necesita un mayor financiamiento y normativas más audaces junto con la voluntad de los países de aceptar nuevas tecnologías en una escala mucho más ambiciosa.

  • Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo, y el trabajo decente para todos

    El crecimiento económico sostenido e inclusivo impulsa el desarrollo al proporcionar más recursos para la educación, la salud, el consumo personal y la infraestructura para transporte, agua y energía. El crecimiento económico también puede llevar a nuevas y mejores oportunidades de empleo. Sin embargo, sostener un crecimiento económico alto y real no es fácil, y solo unos pocos países menos adelantados han alcanzado de manera consistente la meta de 7% de crecimiento promedio anual del PIB real. Por otra parte, el crecimiento económico no es necesariamente sostenible cuando los países están agotando sus recursos naturales para lograr el crecimiento económico y trasladando así los daños y el peso de la degradación del medio ambiente a las generaciones futuras.

  • Construir infraestructuras resilientes, promover la industrialización inclusiva y sostenible, y fomentar la innovación

    Invertir en infraestructura, promover la industrialización inclusiva y sostenible, y fomentar el desarrollo tecnológico, la investigación y la innovación son tres fuerzas impulsoras para el crecimiento económico y el desarrollo sostenible. Estos impulsores pueden ayudar a los países a reducir la pobreza mediante la creación de oportunidades de empleo, la estimulación del crecimiento y el fomento de la construcción y mejora de instalaciones físicas que son esenciales para el funcionamiento de las empresas y la sociedad. En los últimos años, se han logrado mejoras continuas en estas tres áreas de desarrollo sostenible. Sin embargo, se requerirá de nuevas inversiones en los países menos adelantados (PMA) para construir infraestructura y asegurar la duplicación de la proporción de la industria en el PIB de dichos países para el 2030.

  • Reducir la desigualdad en los países y entre ellos

    El progreso en disminuir la desigualdad en los países y entre ellos ha sido variado. Se redujo la desigualdad de ingresos en muchos de los países que experimentaban un crecimiento económico sostenido, mientras que se acentuó en países con crecimiento negativo. Mientras tanto, las voces de los países en desarrollo en la toma de decisiones económica y financiera a nivel internacional todavía necesitan afirmarse. Además, mientras que las remesas pueden ser una línea de salvación para las familias y las comunidades en los países de origen de los trabajadores migrantes internacionales, el alto costo de la transferencia de dinero continúa disminuyendo los beneficios.

  • Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles

    El ritmo de crecimiento urbano no tiene precedentes. Alrededor del inicio del siglo, por primera vez en la historia, los habitantes urbanos superaron a sus contrapartes rurales, y para 2015, casi 4 mil millones de personas (54% de la población mundial) vivían en ciudades. Se proyecta que esa cifra alcance los 5 mil millones para el año 2030. La rápida urbanización conlleva enormes desafíos que incluyen el creciente número de habitantes de barrios marginales, el aumento de la contaminación, la infraestructura y los servicios básicos inadecuados, la expansión urbana sin planificación; todo lo cual hace que las ciudades sean más vulnerables a los desastres. Con una planificación y gestión urbana racionales, sin embargo, los espacios urbanos en el mundo pueden volverse inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles, así como centros dinámicos de innovación e iniciativa.

  • Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles

    Las modalidades de consumo y producción configuran la gestión del uso de recursos y sus impactos ambientales y sociales, lo cual afecta la sostenibilidad. La producción sostenible utiliza menos recursos por el mismo valor de producción económica, y el consumo sostenible reduce la necesidad de la extracción excesiva de recursos. Sin embargo, durante la primera década de este siglo, la huella material que mide la cantidad de materia prima extraída para alcanzar la demanda de consumo, aumentó en todo el mundo, así como lo hizo la cantidad de material utilizado en los procesos de producción. Alcanzar este objetivo requiere sólidos marcos nacionales para el consumo y la producción sostenibles que estén integrados a planes nacionales y de sector, además de prácticas de negocios y comportamiento del consumidor sostenibles. Por último, requiere la adhesión a las normas internacionales relacionadas a químicos y desechos peligrosos.

  • Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos

    El cambio climático ya tiene un profundo y alarmante efecto en todo el mundo. Las temperaturas a nivel mundial siguieron aumentando en 2016, estableciendo un nuevo récord de 1.1 grados centígrados sobre el período preindustrial. La extensión de hielo marino en el mundo se redujo a 4.14 millones de kilómetros cuadrados en 2016, la segunda más baja registrada. Los niveles atmosféricos de CO2 alcanzaron 400 partes por millón. Las condiciones de sequía predominaron en casi todo el mundo, influenciadas por el fenómeno de El Niño. Además del aumento en el nivel del mar y de las temperaturas en todo el mundo, los sucesos climáticos extremos se están volviendo más comunes y los hábitats naturales, como los arrecifes de coral, se están reduciendo. Estos cambios afectan a las personas en cualquier lugar, pero perjudican de manera desproporcionada a los más pobres y más vulnerables. Se necesita urgentemente llevar a cabo acciones concertadas para contener el cambio climático y fortalecer la resiliencia contra los crecientes y extensos riesgos relacionados con el clima.

  • Conservar y utilizar sosteniblemente los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible

    Los océanos cubren casi tres cuartas partes del planeta y comprenden el mayor ecosistema de la Tierra. Grandes poblaciones costeras en todas las regiones dependen de estos para obtener sus medios de vida y prosperar. Los océanos también proporcionan invaluables servicios ambientales: generan la mitad del oxígeno que respiramos, sostienen la riqueza de recursos marinos y actúan como reguladores del clima. Sin embargo, a pesar de su crucial importancia, la acumulación de efectos del cambio climático (incluso la acidificación de los océanos), la pesca excesiva y la contaminación marina están poniendo en peligro los avances para proteger los océanos del planeta. Los pequeños Estados insulares en desarrollo son los más amenazados. Debido a la naturaleza transfronteriza de los océanos, la gestión de recursos marinos requiere intervenciones a todos los niveles (nacionales, regionales y mundiales) para mitigar amenazas.

  • Proteger, restablecer y promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres, gestionar sosteniblemente los bosques, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y detener la pérdida de biodiversida

    Los ecosistemas protegidos y restablecidos, y la biodiversidad que sostienen, pueden ayudar a mitigar el cambio climático y ofrecer una mayor resiliencia ante el aumento de la presión humana y la acumulación de desastres. Los ecosistemas saludables también generan diversos beneficios para todas las comunidades: aire puro, agua, comida, materia prima y medicinas, por nombrar algunos. Hasta el momento, el progreso en preservar y utilizar sosteniblemente los ecosistemas terrestres y proteger la biodiversidad ha sido disparejo. Se ha enlentecido el ritmo de la pérdida de bosques y se continúa haciendo mejoras en la gestión sostenible de bosques y la protección de áreas importantes para la biodiversidad. Dicho esto, la aceleración de la pérdida de biodiversidad, junto con la continua caza furtiva y el tráfico de la fauna y flora silvestres, siguen siendo alarmantes. Además, de 1998 a 2013, alrededor de la quinta parte de la superficie terrestre cubierta por vegetación mostró persistentemente tendencias de reducción de productividad. La degradación del suelo y la tierra menoscaba la seguridad y el desarrollo de todos los países.

  • Promover sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible, facilitar el acceso a la justicia para todos y construir a todos los niveles instituciones eficaces e inclusivas que rindan cuentas

    El progreso para promover la paz y la justicia, y fomentar instituciones eficaces, inclusivas y que rindan cuentas continúa siendo desigual dentro de las regiones, y entre ellas. Los homicidios están disminuyendo lentamente y más ciudadanos del mundo cuentan con un mejor acceso a la justicia. Sin embargo, en los últimos años han aumentado los conflictos violentos y muchos conflictos armados de alta intensidad están causando gran cantidad de bajas civiles y obligando a millones de personas a abandonar sus hogares. Las disparidades abundan: los datos muestran que los países con mayores desigualdades de ingresos sufren los mayores niveles de violencia. Los países y las regiones más pobres tienden a ser fuentes de víctimas para la trata de personas y son más propensos a la corrupción. En respuesta, se están estableciendo marcos jurídicos e instituciones (por ejemplo, sobre el acceso a la información y la promoción de los derechos humanos), pero su implementación no siempre se aplica.

  • Fortalecer los medios de implementación y revitalizar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible

    Para alcanzar los ODS es necesario un mayor compromiso a la alianza y la cooperación. Alcanzar los objetivos requerirá políticas coherentes, un ambiente que permita el desarrollo sostenible en todos los niveles y para todos los actores, y una revitalización de la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible. Para este fin, los Estados Miembros de la ONU han identificado las siguientes áreas cruciales: movilización de recursos, tecnología, creación de capacidad, comercio, coherencia legislativa e institucional, alianzas entre múltiples interesados, y datos, supervisión y rendición de cuentas. Alcanzar los medios para la implementación de los objetivos es esencial para materializar la Agenda para el Desarrollo Sostenible, así como lo es la completa implementación de la Agenda de Acción de Addis Abeba. Se ha logrado un progreso creciente en estas áreas, pero se necesita más.

  • Nota al lector
  • Agrupaciones regionales

    Este informe presenta datos sobre el progreso para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible para el mundo en su totalidad y para varias agrupaciones. Las agrupaciones por países se basan en regiones geográficas definidas bajo los códigos uniformes de país o de zona para uso estadístico (conocidos como M49)3 de la División de Estadística de las Naciones Unidas. Las regiones geográficas se muestran en el mapa anterior. Para fines de la presentación, se han combinado algunas regiones del M49.

  • Add to Marked List